Golpe de Estado (I)

Hoy día tenemos ante nuestro destino dos pares de doctrinas junto a un rostro íntimo: el de la fricción que surge del terrorismo de Estado y el fascismo democrático; y el del control mediático (ficción) que se ejerce a través del sistema electoral y el Derecho como instrumento de dominación.

Las doctrinas en cuestión, apostillan, envueltas en el rostro íntimo del sistema político democrático y los autorretratos de las identidades y la cultura del lacayo que lame los intereses de los Estados Unidos de Israel; en medio de la íntima identificación de los golpes de Estado y las invasiones ejecutadas en América y el Mundo.

Grou00DFdemo in Caracas_ Sammelpunkt am Parque del   Este

El sistema político democrático, muy a pesar de la miseria económica que produce el degradado mundo que lo acompaña; sigue siendo un retrato o el autorretrato de la expoliación que enriquece sin motivo y hace miserable a los pueblos. Sobre esa actividad expoliadora, nace, crece y se desarrolla la hegemonía del american way of life.

Por haber aprendido a una edad tardía el principio básico de la expoliación podemos analizar, ¿cómo fue qué la “democracia” trasladó la riqueza de los pueblos a los organismos financieros que la controlan? De seguro esta actividad expoliadora se consolidó, poniéndose de acuerdo con las oligarquías que históricamente traicionan y venden sus pueblos de origen: una vez profanada la realidad sustantiva de los pueblos, resolvieron, manipulando el terrorismo de Estado, la servidumbre de la clase media profesional y la burguesía a los golpes de Estado buscados y al fascismo democrático elegido.

Si analizamos, por ejemplo, el rostro íntimo de la doctrina democrática y hurgamos en la tonalidad del golpe de Estado del 11 de septiembre de 1973. ¿Qué vemos qué no sea un pueblo con las libertades acosadas en nombre de una minoría representada por la clase media y la oligarquía? ¿Qué vemos cuándo recordamos la imagen trágica de Salvador Allende con un casco de minero y una ametralladora en sus manos de estadista y humanista? ¿Qué vemos qué no sea un retrato, o el autorretrato del terrorismo de Estado y el fascismo democrático; obligatorio y coactivamente ordenado? ¿Qué vemos, qué no sean finalidades políticas, económicas y militares hegemónicas? ¿Qué vemos? Qué no sea Chile azotado por la violencia; entre tanto se acentúa la tortura y la muerte; ahí donde los Estado Unidos de Israel y sus lacayos se debaten entre la miseria y la violencia. ¿Vemos o no vemos? Las calles de Chile ensangrentadas, según el amo del golpe de Estado retratado, es la de un autorretrato: Chile, el de Salvador Allende y sus mártires, encuentra los acentos de los héroes que iban y venían en una sociedad establecida con la sangre de la resistencia interrumpida por los velorios y los entierros: Chile, defendiéndose del genocidio desde el horror desatado para desautorizar el proceso de liberación iniciado en 1971: Chile, defendida por la voz inalterable de Víctor Jara; a pesar del dolor que causa la muerte de cientos de miles de voces ahogadas en sangre: Chile, matizada por reclusiones forzosas; con la prensa censurada y el odio político arraigado.

Al recordar el golpe de Estado perpetuado por los Estados Unidos de Israel y la Fuerza Armada chilena, estamos rememorando, uno de los tantos crímenes de lesa humanidad ejecutados contra nuestros pueblos desde las entrañas de la explotación y la dominación que arrecia la “Doctrina Monroe”.

Unos cuantos lustros después del sacrificio chileno, los rostros de los protagonistas aparecen fusionados en un retrato reproducido en la República Bolivariana de Venezuela: retrato que es simultáneamente un autorretrato del golpe de Estado planificado para abortar la Revolución Bolivariana como abortado fue el proceso revolucionario chileno.
La responsabilidad del sistema político democrático en la realización de los golpes de Estado, ejecutados en las colonias del imperio estadounidense, supera todo el sentido trágico de la intimidación de los pueblos y la organicidad fascista de siglos de dominación. Asegurar que los Estado Unidos de Israel planifica otro golpe de Estado en la República Bolivariana de Venezuela no es una diatriba anti – yankee. Es una verdad, devastadoramente cristalina tanto en el pasado chileno como en el presente de la Patria Grande Bolivariana.

El golpe de Estado cobra vida. A él se adhieren los lacayos de los Estados Unidos de Israel; allí, donde se planifica y se ordena el asesinato moral y físico de quienes se oponen a su hegemonía fascista. Estos genocidas no distinguen entre los pueblos, grupos de resistencia, gobierno, militares o espectadores. Solo manifiestan, inconfundiblemente y sin decoro la naturaleza genocida que los posee en cuanto a lo militar (golpe de Estado) y el miedo (tortura y muerte). Los golpes de Estado planificados por los Estados Unidos de Israel son una extensión del aparato industrial que construye las condiciones imaginarias de intervención militar (guerra preventiva). Su aparición como definidor político, económico y militar trasluce todo el universo adaptado y sistematizado por preceptos jurídicos; armonizados para ocultar la expoliación que encubre el sistema político democrático a través de la invasión militar, mediática y tecnológica.

Gran marcha en Caracas

Los golpes de Estado se apoyan en el Derecho normativo para convertir los genocidios en actividades legales; circunscritas al derecho que monopolizan los organismo multilaterales, los Estado Unidos de Israel, la comunidad Europea y todos y cada uno de sus lacayos: ordenada como elemento de desestabilización y desarticulación de los procesos revolucionarios.

Es evidente que el sistema político democrático ha encontrado el partido político ideal — medios de comunicación impresos y radioeléctricos — dentro del universo de la ficción que descubrimos y recordamos. Por otra parte, ese partido político, constituye la columna vertebral de la desestabilización y la desarticulación necesarias para que el golpe de Estado cumpla y desempeñe su papel genocida. Con la única salvedad de la resistencia obstinada y apasionada de cada ser humano bolivariano.
Resistir… sublevándose y deteniendo, las acciones sangrientas del golpe de Estado; y combatir, obstaculizando las relaciones que transforman el golpe de Estado en la panacea de los portavoces de la tortura y la muerte es la única salida digna posible de la Patria Grande. Dejémonos de tonterías, el escenario del próximo golpe de Estado es la República Bolivariana de Venezuela. El sátrapa que lo ordena y lidera, ejerce la misma furia que ejercía el sistema de poder que ordenó el golpe de Estado en Chile. Los sátrapas que representan a los Estados Unidos de Israel son los mismos genocidas que, ensangrentando Chile con la muerte y la tortura disfrutaron de ella… como la piensan disfrutar, sí se lo permitimos en la República Bolivariana de Venezuela.

La vida de los pueblos es la suma de sus destinos siempre y cuando se mantengan a salvo de los golpes de Estado; las invasiones y los accidentes — desestabilización y desarticulación — que erosionan y detienen los procesos revolucionarios. La proximidad del golpe de Estado organizado por los Estados Unidos de Israel en la República Bolivariana de Venezuela requiere de la resistencia del pueblo revolucionario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>